10 Formas de retomar el gimnasio

Puede ser devastador volver a hacer ejercicio físico después de haber pasado una temporada sin hacer nada. Volver al gimnasio o a practicar tú deporte favorito puede lucir como una experiencia dolorosa si tu cuerpo se acostumbró a no hacer nada por un tiempo. Porque te entendemos, hemos creado una lista de 10 formas de retomar el gimnasio y así recuperar nuevamente esa vida activa que llevabas antes.

Encuentra el gimnasio adecuado para tu tipo de entrenamiento

Existen muchos tipos de gimnasios, donde algunos se ubican en la parte superior de la escala, ofreciendo membresías y otros en los que podrás pagar por uso, evitando malgastar el dinero. También debes buscar aquellos gimnasios que cuenten con servicios adicionales, como clases, spas, saunas, de esta manera puedes toparte con otros incentivos para asistir con más frecuencia.

Enfócate en tu propio ejercicio

Muchas veces las personas se desaniman de seguir asistiendo al gimnasio por el tipo de cliente que encuentran en las instalaciones. Los gimnasios están llenos de personas de todas las formas y tamaños, cada uno diferente entre sí. Si llevas unas libras de más o te cuesta mayor esfuerzo hacer determinado ejercicio, no te desanimes ni te compares. Lo importante es que te enfoque en lo que tú estás haciendo y los objetivos que quieres alcanzar.

Contrata un entrenador personal

Una idea genial para motivarte a volver al gimnasio y tener ganas de entrenar con todas las fueras, es contar con un entrenador personal con experiencia. Busca alguien quien haya sido recomendado por un amigo o un conocido, y recuerda que todos los entrenadores tienen su manera particular de entrenar, así que si viviste una mala experiencia antes no te cierres ante una nueva oportunidad. Además, que tener un compromiso de horarios con alguien hace que no quieras faltar al gimnasio.

Invita a un amigo a entrenar contigo

Si cuando vas al gimnasio los primeros días te sientes solo y fuera de lugar, lo mejor que puedes hacer es invitar un amigo a que te acompañe. De esta manera te sentirás más en confianza y podrás entrenar de forma más amena. Incluso, pueden pagar el entrenador personal entre los dos y desarrollar actividades o ejercicios que se suelen hacer en pareja.

Asesórate bien

Antes de iniciar el gimnasio y sobre todo  si no has asistido durante un tiempo, puede que ya mucho de lo que conocías ya no esté o haya cambiado. Por eso es recomendable que al momento de comenzar nuevamente el entrenamiento, pidas una asesoría que te permita conocer las instalaciones y funciones de las máquinas nuevas. Esta asesoría o recorrido tan sencillo, te brindará mucha más confianza y evitará también que uses los equipos de forma incorrecta.

Realiza ejercicios que te gusten

Un error que cometen muchas personas es asistir al gimnasio y practicar ejercicios que realmente detestan. Si de verdad no te gusta subirte en la caminadora o en la bicicleta elíptica, no te preocupes, siempre puedes sustituirlos con otras actividades, como ir a nadar o correr por el parque. Solo haciendo lo que realmente te gusta y te apasiona, conseguirás asistir al gimnasio sin falta y con toda la motivación.

Realiza entrenamientos cortos

Es común escuchar a las personas decir que no tienen suficiente tiempo para entrenar en el gimnasio. Pero incluso si tienes un período de tiempo corto durante el día puedes aprovecharlo de la mejor manera, ya que lo importante no es tiempo que dures entrenando, sino la calidad del entrenamiento.

Inscríbete en una clase complementaria

Un gimnasio no deber solo pesas y caminadoras, puedes optar por inscribirte en una clase de baile, de spinning, de yoga, Pilates, entre otras. Todas ofrecen diferentes alternativas que te ayudarán a mantenerte enfocado y motivado.

Asiste al gimnasio a la hora que mejor te convenga

Elegir a qué hora deseas ir al gimnasio es mucho más satisfactorio que llevar un horario prestablecido.  Hay quienes les encanta estar activos desde la primera hora del día y prefieren entrenar por la mañana; así como quienes prefieren tomarse su tiempo e ir en la tardes después de haber culminado todos sus compromisos.

Céntrate en un objetivo

Por último, para que no pierdas la motivación con el paso de los días, puedes establecerte metas a mediano y largo plazo. Como entrenar específicamente para un maratón o para una competencia de culturismo. De esta forma será mucho más fácil medir los resultados y estructurar los estiramientos sobre la marcha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *