7 Formas de hacer la hora del ejercicio más divertida

El ejercicio no debe sentirse como una obligación. Agrega un toque especial durante tus sesiones de entrenamiento con estas ideas para hacer que la hora del ejercicio sea más divertida y productiva.

Agrega variedad a tus entrenamientos

Hacer siempre los mismos ejercicios hará que te aburras rápidamente y pierdas la motivación. La solución es muy obvia, puedes agregar un poco de variedad a tus rutinas. No hace falta que tengas que modificar toda la actividad por completo, pero podrías reemplazar ciertos ejercicios por otros. Si todavía sientes que necesitas un cambio más radical, puedes optar por buscar una actividad alternativa como natación o clases de baile.

Invita a un amigo

Una forma de combatir el aburrimiento es invitar a un amigo o grupo de amigos para hacer ejercicio. Puedes pedirle que te acompañen a tu próximo maratón o a entrenar al gimnasio. Si eres nuevo en un país o eres de pocos amigos, puedes optar por unirte a un club de un deporte específico y así conocer nuevas personas con intereses similares y así no solo le das un impulso a tu condición física, sino también tu vida social.

Cambia el entorno

Hacer ejercicio no implica necesariamente pasar interminables horas en el gimnasio. Puedes buscar diversas alternativas, como espacios al aire libre. Puedes salir a correr o a manejar bicicleta por la calle, o una tranquila caminata por un parque con una buena compañía. También puedes hacer usos de los espacios de tu casa, como el jardín y si no posees uno, puedes adaptar el salón principal de tu casa para llevar a cabo tus rutinas, incluso mientras miras tus programas favoritos. Cambiar el entorno en el que te ejercitas funciona como una distracción, por lo que ni notarás el esfuerzo que estás haciendo.

Busca una actividad que te apasione

El ejercicio puede convertirse en una verdadera pesadilla si no lo disfrutas cuando lo estás haciendo. Sobre todo si al ir al gimnasio, sientes que repetir y repetir el mismo ejercicio no tiene sentido para ti. ¿Entonces por qué no encontrar algo que te haga verdaderamente feliz?

Para lograr el cuerpo soñado no hace falta inscribirse en un gimnasio. Puedes buscar actividades que además de mejorar tu condición física, te motiven a seguir asistiendo y seguir avanzando en esa disciplina. Algunos ejemplos puede ser la natación, acrobacias en telas, pole dance, crossfit, etc. No te desanimes si aún no encuentras tu forma de ejercicio ideal, solo debes probar tantas actividades como sean necesarias hasta que te sientas a gusto con una.

Recrea los juegos de tu infancia

Para mantenerte motivado durante tu sesión de entrenamiento, es fundamental mantener el interés y una forma divertida de hacerlo, es volver a jugar aquellos juegos que solías disfrutar cuando eras un niño. Algunos gimnasios han optado por incluir clases más creativas en su cronograma, como zumba, hula hooping, cheerobics, saltos, etc. Si consideras que estas opciones no son para ti y no las quieres hacer en pública, siempre puedes agarrar una cuerda de saltar o un trampolín para tener un entrenamiento divertido y diferente.

Crea un playlist con tus canciones favoritas

Antes de ir a tu entrenamiento, crea una lista con tus canciones preferidas, esas que te darán el impulso extra que necesitas mientras haces ejercicios. Escuchar música es una excelente distracción y hace que no te des cuenta del trabajo duro que estás haciendo. Estudios de diferentes universidades señalaron que escuchar música aumenta la resistencia al ejercicio y la percepción de disfrute que se tiene del mismo. Si lo has probado antes, seguro sabes que el tiempo pasa volando cuando escuchas tus canciones favoritas.

¿Y tú, conoces alguna otra forma de divertirte mientras haces ejercicios? Coméntanos cuál.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *